Collares musicados. Museu Etnogràfic de Ripoll

Hay poca gente, fuera del mundo rural, que conozca de qué se habla cuando se hace referencia a los collares musicados. El collar del animal es el complemento de la esquila, a la que mantiene en su lugar sin que esta moleste al animal.

A lo largo del veraneo o en las horas muertas de invierno, mientras el rabadà tocaba la flauta, el pastor se entretenía trabajando la madera de boj o de pino y elaborando utensilios que le serían útiles en la montaña y, a veces , haciendo objetos de arte popular decorados con incisiones (en el lenguaje de los pastores, musicados). Antes de musicar la madera, le daba la forma adecuada y cerraba el collar con un sistema formado por una, dos o tres clavas de madera y una astilla transversal.

Las herramientas que empleaba eran una navaja y un pequeño cuchillo de hoja curva (gratussa). Un ejemplo son los collares de oveja que os mostramos, todos decorados de una manera diferente y que se utilizaban para identificar determinadas ovejas (la que estaba preñada, la que estaba herida, ….). Había también, sin embargo, una finalidad protectora contra todo tipo de desgracias y enfermedades.

Museu Etnogràfic de Ripoll

Plaça de l’Abat Oliba s/n 17500 Ripoll / Tel. 972 703 144 / museuetnografic@ajripoll.cat