El Cyrano que es una bruja. Museu d’Art de Girona

Nos encontramos ante una obra de pequeño formato y factura cuidada que tiene la apariencia de una bruja. A pesar de que el título registrado es Cyrano de Bergerac y que aparece la mención a Albrecht Dürer detrás el cuadro, la imagen mostrada se pueden identificar rasgos característicos, como la curva de los pechos y pelo largo y canoso por debajo de la capucha, que hacen que el personaje en cuestión se acerque más bien al retrato de una mujer de avanzada edad. La cara, que destaca sobre el entorno oscuro, tiene como principal característica una gran nariz lleno de verrugas que se extienden por el resto de la piel, un labio inferior exagerado, cabello facial abundante y ojos vidriosos de color azul. En cuanto a la indumentaria, identificamos ropas austeras, pero no pobres, sobre las que se han dibujado símbolos relacionados con la magia y la alquimia, una referencia reforzada por la presencia de una vara o bastón coronado con la cabeza de un pequeño diablo.

La imagen en conjunto tiene un talante caricaturesco, lo que podría hacernos pensar en una representación satírica de un personaje real del momento, o de una determinada clase social o grupo de personas. Teniendo en cuenta, sin embargo, la inscripción ya mencionada sobre Cyrano de Bergerac, hay que considerar la posibilidad de que se trate de la representación de un personaje de la literatura o del repertorio teatral. Los elementos escogidos para hacer burla del personaje han sido comunes en la construcción de la imagen tópica compartida por las figuras del judío y la bruja (cabellos sucios, verrugas, nariz abultado), interrelacionadas y marcadas históricamente por la marginalidad y la persecución.

Bruixa (Bruja) / Finales siglo XVII, principios siglo XVIII / Fondo de Arte Diputació Girona / Oleo/ madera / 13 x 9,5 cm /

Museu d’Art de Girona

Pujada de la Catedral, 12, 17004 Girona / Tel. 972 20 38 34 / Contacte