El animal fantástico del retablo de Sant Feliu. Museu d’Art de Girona

El retablo mayor de la iglesia de Sant Feliu en Girona es uno de los retablos más importantes de Cataluña, de finales del gótico e inicios del Renacimiento. Sus medidas eran impresionantes: cerca de quince metros de altura, desde el suelo hasta la espiga del tabernáculo central y, articulado en cinco planos, hacía casi once metros de ancho, incluidas las polveras. El coste de esta obra fue también muy importante, como mínimo, de 35.000 sueldos (1.750 libras).

Las primeras noticias documentales relativas a la construcción y la pintura del retablo mayor de la iglesia de Sant Feliu en Girona son del 10 de marzo de 1504 y las últimas referencias son del año 1520. En este amplio espacio de tiempo trabajaron la madera Joan Dartrica (Jan van Ertricke), Joan d’Aragó, Pere Coll y Pedro Robredo, mientras que las pinturas fueron llevadas a cabo por Perris de Fontaines y Juan de Burgunya. La titularidad del templo, dedicado a Sant Feliu, así como la conservación del sarcófago y las reliquias del bienaventurado, a los pies del mueble, otorgan al conjunto la función de retablo-relicario, al igual que sucede con el retablo de Sanr Narcís que pintó Lluís Borrassà para la misma iglesia.

Con respecto a este animal fantástico, formó parte del guardapolvo del mueble, dedicado al árbol de Jesé, y fue labrada por Pedro Robredo. Se trata del pie de la polvera izquierda y representa un personaje subido a unas ramas, de rasgos faciales humanos y con patas de águila. A menudo representados en la sillería del coro, son seres híbridos mencionados en los sermones ingleses del siglo XIV con el nombre de babuinos y remiten a la hipocresía. Sin embargo, su incorporación al bestiario medieval y los programas iconográficos figurativos religiosos tuvo simbologías incluso contrapuestas, ya que en ocasiones puede aludir a Cristo o al demonio. Todos estos componentes del antiguo guardapolvo informan que la anchura fue de 90 cm, equivalentes a unos cuatro palmos y medio aproximadamente, tamaño ciertamente muy importante para unas polveras.

Animal fantástico, Retablo de Sant Feliu (1507) / Autor: Pedro Robredo / Madera policromada /105 x 90 x 5,5 cm

Museu d’Art de Girona

Pujada de la Catedral, 12, 17004 Girona / Tel. 972 20 38 34 / Contacte