Hacer la colada. Museu Etnogràfic de Ripoll

La mujer era la parte fundamental de un hogar y de la familia, ya que le eran encomendadas muchas tareas, tales como la educación de los hijos, las tareas del hogar, cocinar diariamente para bastantes comensales o cuidar de los familiares enfermos. Pero uno de los trabajos que comportaba un gran esfuerzo y un largo proceso era hacer la colada.

En muchos pueblos había lavaderos públicos o lavaderos en las casas; pero en el campo hacer la colada era más complicado y se destinaban dos días. Primero, en la balsa o en el arroyo, se le daba un agua a la ropa para eliminar la suciedad más gruesa. Luego, en casa, se ponía dentro de un cubo, el lavadero, que se llenaba de agua y se tiraba varias veces la lejía (agua hirviendo mezclada con ceniza limpia y cáscaras de huevo) que, cuando estaba sucia, se escurría por un agujero en la base del barreño. Al día siguiente se llevaba la ropa otra vez a la balsa o al arroyo, con la cajita para arrodillarse y para poner el jabón y la pala y se lavaba. Una vez limpia, extendían la ropa encima de matas de boj o de aulaga. Más tarde, había que plancharla con las planchas de hierro caliente o con las de brasas.

‘La vida a pagès’, de Salvador Vilarrasa

Os ofrecemos un fragmento donde se explica cómo se hacía la colada, extraído y traducido del libro La vida a pagès (La vida en el campo) / (Maideu, Ripoll, 1966) de Salvador Vilarrasa:

“La colada. Las mujeres no terminan nunca el trabajo; teniendo mucha ropa para lavar determinan hacer la colada y un lunes la llevan cerca de la balsa o la ribera si no es demasiado lejos y primeramente la pasan por agua o sea que la lavan por encima eliminando la suciedad más evidente. Luego la llevan donde tienen el lavadero grande de piedra o de barro empotrado en la pared en el que meten la ropa pasada por agua, colocándola bien para que se limpie poniendo primero en el fondo del lavandero la menos sucia y poniendo luego el resto, bien emparejada y pieza por pieza, cuidando que la más sucia esté encima, como por ejemplo las toallas manchadas de vino y procurando que las manchas queden en medio, pues es el punto por el que se cola el agua i así se limpia mejor.

Cuando hay mucha ropa, para que quepa en el lavadero ponen encima del mismo utensilio una tapadera. A falta de ello ponen maderas derechas alrededor y así se levanta un palmo y medio o dos; después echan agua al lavadero casi lleno hasta arriba pero sin que se derrame. Encima de todo ponen una pieza de ropa gruesa que llaman cenicero.

Mientras tanto en el hogar, donde hay un buen fuego, cuelga de los ganchos una perola con agua y, en el momento en que hierve, echan dentro ceniza bien limpia que antes han pasado por un tamiz para sacar los carbones y demás , mezclando con esa ceniza cáscaras de huevo, por cuanto contribuyen a hacer la ropa más blanca. A esa mezcla se le llama lejía. La ceniza que va mejor es la de roble. La de maíz, si bien es blanca, no la utilizan porque quema la ropa.

A continuación, con un cazo, (en algunas casas con una bacina, un orinal) sacan la lejía hirviendo de la perola y la echan al lavadero quedando la ceniza en el cenicero que hace de colador.

Para que vaya colándose, destapan un agujero que hay en el culo del lavadero tapado con un carozo; con un perol devuelven el agua que mana y al llenarse la echan otra vez a la perola y vuelven a tapar el agujero del lavadero.

Cuando la lejía vuelve a hervir repiten la operación y así varias veces hasta que a fuerza de pasar la colada la ropa se va limpiando. “

Cabe decir que la vida de la mujer mejoró enormemente con la aparición de la lavadora y la secadora, unos instrumentos que permitieron disminuir el esfuerzo físico que anteriormente requería hacer la colada y reducir considerablemente las horas que había que dedicarle, aumentando así su calidad de vida. Además, con el paso de los años, hacer la colada o lavar la ropa ha dejado de ser un cometido propiamente de las mujeres, convirtiéndose en una tarea que realizan tanto los hombres como las mujeres.

Museu Etnogràfic de Ripoll

Plaça de l’Abat Oliba s/n 17500 Ripoll / Tel. 972 703 144 / museuetnografic@ajripoll.cat