El instante preciso: retrato de Rafael Masó, por Prudenci Bertrana. Casa Masó

La Casa Masó conserva la atmósfera de cuando sus salas estaban llenas de vida y sus habitantes, los padres e hijos Masó Valentí, ocupaban aquellos espacios con el quehacer diario de una familia de hace un siglo. Esta memoria de vida ha quedado cristalizada en los objetos más cotidianos y en las obras de arte, esencia real del recuerdo de amistades, conocimientos y experiencias vitales.

Un ejemplo de todo ello es el dibujo que habitualmente cuelga de la pared del despacho del pasante del primer piso de la casa, en que Santiago Masó ejercía de abogado. Se trata de un retrato al carbón que Prudenci Bertrana hizo de Rafael Masó. La actitud del arquitecto, ausente y concentrado a partes iguales, fue captada por el trazo rápido de su amigo, reconocido pintor y escritor local. Rafael Masó aparece expectante ante el veredicto  de los Juegos Florales de Girona de 1905. El resultado no le decepcionó y aquel año ganó la Flor Natural con el celebrado poema Lamed i Hebron.

El carboncillo de Prudenci Bertrana captó el instante en el que el cuerpo se tensa, el oído se afina y la vista desea anticipar en los labios las palabras anheladas. Todo esto quedó inmortalizado en esta pieza. La obra pasará el verano entre los muros del Museu d’Art de Girona, en el marco de la exposición Prudenci Bertrana, pintor, que se puede visitar hasta finales de septiembre con motivo de la celebración del Any Prudenci i Aurora Bertrana. Después volverá a la casa familiar y a la compañía de recuerdos tan queridos.

Fruto de la amistad que los unía, el año siguiente (1906) Rafael Masó contribuyó en la edición de Josafat, la obra más conocida de su amigo Prudenci Bertrana, diseñando la portada del libro, editado en Palafrugell, que la Fundació Rafael Masó también ha cedido a la exposición del Museu d’Art.

Rosa Maria Gil (Técnica de la Fundació Rafael Masó)

Imágenes: Prudenci Bertrana. Retrato de Rafael Masó, 1905. Carboncillo sobre papel. / Portada del libro Josafat, primera edición Palafrugell, 1906