Termas romanas y patrimonio

El 2018 ha sido declarado el Año del Turismo Cultural. Así es que tenemos una muy buena oportunidad para descubrir un turismo cultural saludable y que nos permita disfrutar de experiencias y terapias que nos harán sentir mucho mejor gracias a sus beneficios. En este escrito os hablaremos de las termas romanas y sus propiedades terapéuticas para el bienestar físico y mental: el termalismo. Y es que los romanos supieron aprovechar las propiedades del agua y construyeron termas públicas en la mayoría de las ciudades a medida que el imperio se expandía.

Tenemos un paisaje que abraza el legado romano

Una de nuestras propuestas es conocer el patrimonio de las termas romanas, su encanto y su vertiente saludable. Los efectos terapéuticos del agua se vinculan a su composición mineral y temperatura, pero también a la vía de administración y a las técnicas de aplicación. En los centros termales también se tienen en cuenta las circunstancias ambientales y la dieta, la actividad física y el reposo que acompañan el tratamiento. La atención balnearia utiliza, aparte del agua, otros elementos naturales: barro, arcillas, gas, vapor, luz … La relajación física y psicológica que se produce en los centros termales contribuye a reducir el estrés y la ansiedad y ayuda a los pacientes que sufren depresión.

El municipio de Caldes de Malavella, por ejemplo, es uno de los referentes en cuanto a las termas con historia y por eso nos ofrece muchas propuestas a lo largo de lo largo del año con fiestas y actos. Además, tiene dos balnearios de prestigio como son el Balneari Prats y el Hotel Balneari Vichy Catalan, que seguro que despertarán nuestra pasión por el termalismo. Por ello, las propiedades curativas de las aguas termales de Caldes son conocidas desde los inicios del Imperio romano.

El termalismo como terapia

En Girona existe, en el Barri Vell (casco antiguo), un nuevo centro de referencia como es Aqua Gerunda Banys Romans, un espacio de armonía repleto de historia. Aqua Gerunda se presenta como el primer balneario romano de Cataluña y está situado en otro edificio con mucha historia del Barri Vell: el hospital viejo de Galligants o de los curas, bajo los restos del cual el equipo de la arqueóloga Maribel Fuertes ha descubierto estructuras de la época bajo imperial romana.

Templos para rendirse a la magia del agua

Un balneario es un establecimiento terapéutico en el que confluyen tres elementos:

  • Aguas mineromedicinales declaradas de utilidad pública.
  • Instalaciones adecuadas para la correcta aplicación de los tratamientos termales prescritos.
  • Equipo médico y auxiliar que dirige la utilización más adecuada de estos medios en cada paciente.

La Factoria