Tríptico de los santos médicos de Canet d’Adri. Museu d’Art de Girona

El tríptico sobre los Santos Médicos Cosme y Damián, de inicios del siglo XVII, proviene de la iglesia parroquial de Sant Vicenç de Canet d’Adri. Se trata de una pintura sobre tabla, anónima, que da fe de la existencia desde el siglo XV de una cofradía piadosa en Canet que tenía por advocación estos dos santos médicos, muy populares en el imaginario colectivo medieval. Su influencia se hace visible hasta el siglo XIX, momento en que los gremios dejan de tener tanto peso. Los sistemas corporativos de entonces -cofradías, oficios, artes, colegios- se agrupaban preferentemente bajo una advocación religiosa, que tenía como objetivo la asistencia y la previsión de los mismos cofrades en centurias en que no existía ningún tipo de previsión social. La creencia en unos santos, en su culto y favores no dejaba de ser un punto de intercesión obligatoria entre una Tierra depauperada y un Cielo glorioso.

Este tríptico se conserva en las salas de reserva del Museu d’Art de Girona. Es una especie de pequeño armario que, una vez cerrado, hace 105 x 54 x 9 centímetros. En la parte exterior hay pintados los rostros de cuatro médicos famosos: Galeno, Sócrates, Dioscórides y Baldo. Quizás ahora para nosotros el más desconocido de estos cuatro es Angelo Abati Baldo, médico y físico italiano, autor del famoso De Admirabili viperae natura, et de mirificis eiusdem facultatibus liber (Urbino, 1589). Galeno y Baldo tienen en la tabla los rostros medio borrados. En el margen inferior leemos «Más fama: Cosme y Damián», es decir que consideraban que eran los más importantes. En este mismo depósito se conserva otro retablo sobre San Cosme, San Damián y San Roque, del Maestro de Lladó.

Cosme y Damián (Arabia ?, s. III – Cir o Aegeria de Siria (Cilicia), actual Ayas (Turquía), 303) fueron dos famosos médicos y barberos, que además eran hermanos gemelos. Murieron mártires en las persecuciones de Diocleciano y ya encontramos referencias sobre ellos en la Leyenda Dorada de Santiago de Varazze. Son venerados como santos en todas las confesiones cristianas. Se les conoce como santos médicos porque curaban tanto a hombres como a animales. En la época medieval a menudo eran invocados contra el azote de la peste. Hay quien dice que eran amigos íntimos, que vivían juntos, pero que la iglesia los consagró como hermanos para desvanecer malas interpretaciones. El 1226 el gremio de cirujanos de París ya escogió estos dos santos como patrones, que también lo son del gremio de la medicina. Siempre figuran dibujados o pintados juntos: eran los patrones de los gremios de médicos, cirujanos, dentistas, comadronas, barberos y peluqueros.

Tríptico de los santos médicos de Canet d’Adri (1611)/Óleo, tinta y papel/madera/104 x 97 x 11,5 cm

Museu d’Art de Girona

Pujada de la Catedral, 12, 17004 Girona / Tel. 972 20 38 34 / Contacte