Turismo científico familiar, una propuesta sorprendente

El concepto ‘turismo científico familiar’ os puede parecer un poco extraño de entrada, pero cuando os descubramos esta iniciativa de la Fundació Catalana de la Recerca i la Innovació (FCRi) / (Fundación Catalana de la Investigación y la Innovación), enseguida os asaltarán unas ganas locas de empezar a descubrir unas rutas bellas, entretenidas y sorprendentes a partes iguales, todas ellas en las comarcas gerundenses. El Patronat de Turisme Costa Brava Girona, a través del Club de Cultura e Identidad, ha apoyado esta iniciativa, pionera en España, que cuenta también con la inestimable colaboración de los consejos comarcales.

Los ocho itinerarios están diseñados como alternativa al turismo convencional y completan una propuesta con un valor añadido de conocimiento científico y sostenible. Cada ruta se ha construido a partir de un hilo conductor relacionado con la ciencia, alrededor del cual se organiza una salida de fin de semana. Se trata de itinerarios flexibles, que tratan de evitar en la medida de lo posible los grandes polos de atracción turísticos, que no obligan a seguirlos de manera lineal y que tratan de encontrar el equilibrio entre propuestas, combinando aquellas que son gratuitas y de pago.

Sabéis quién era el profesor Margalef? ¿Qué huella dejó? Para los que no lo sabíais, era uno de los científicos (ecólogo, limnólogo y oceanógrafo) más reputados del mundo, un pilar de la ecología mundial del siglo XX. En la ruta de la Selva lo descubriréis. También podréis aprender, entre otras cosas, cómo se recuperan y se restauran los cañones de los barcos que se hundieron en el Mediterráneo; cuál es el proceso químico que se esconde tras la elaboración del queso; por qué fueron importantes los humedales para los griegos y los romanos; cuánto tiempo debe esperar una encina para volver a hacer corcho; de qué animal es el cráneo más cotizado del Museo Arqueológico de Banyoles; o de donde recuperaban los romanos del oro de la Cerdanya.

Los itinerarios, que se encuentran en el portal de divulgació i turisme científic de Catalunya, están basados ​​en una serie de recursos turísticos con base científica que permiten a un público, mayoritariamente familiar, planificar visitas de un fin de semana, a fin de potenciar el turismo, más que las visitas, es decir, pernoctaciones que puedan favorecer la hostelería de la zona. Las ocho rutas comarcales llevan nombres relacionados con el hilo conductor de cada una de ellas. Así pues los turistas podrán disfrutar de la Ruta de la Transformación (Ripollès), la Gran Ruta del Pla de l’Estany, la Ruta Margalef (la Selva), la Ruta Sumergida (Gironès), la Ruta Sostenible (Garrotxa), la Ruta Corchera (Baix Empordà), la Ruta Puerta a la Innovación (Alt Empordà) y la Ruta de la Piedra (Cerdanya).

Los itinerarios que aparecen en el portal muestran al usuario un diseño práctico, fácil de usar y visualmente atractivo. Cada una de las rutas está encabezada por un vídeo que, a modo de titular, avanza todo lo que se encuentra en los diferentes puntos del itinerario. A continuación, una breve introducción escrita introduce los conceptos científicos clave de la comarca, alrededor de los cuales se construye la ruta. Un mapa sensible, el núcleo visual articulador del sistema, muestra todos los puntos del itinerario (museos, centros, masías, minas, molinos, fraguas, granjas, cuevas, pueblos, parajes naturales y de otras localizaciones), entre 5 y 7 según la ruta. Los puntos se encuentran ordenados secuencialmente para realizar un itinerario lógico en coche, pero es el usuario quien determina si completa la totalidad del recorrido.