Un pequeño tesoro de cruzados escondido en Can Batlle. MAC Girona

En julio de 1963, en el mas llamado Can Batlle, de Beget (Camprodon, Ripollès) fue hallado un tesorillo formado por 8 cruzados acuñados en Barcelona por Jaume II entre 1291 y 1327. A continuación ingresó en el Museo de Arqueología. El cruzado fue la moneda catalana de plata más conocida y difundida. Se acuñó ininterrumpidamente desde 1285 (Pere el Gran) hasta 1706 (Archiduque Carlos de Austria, Carles III de Catalunya-Aragón).

Las ocultaciones de moneda, sea cual sea su valor y su cantidad, pueden responder a razones muy diversas: previsión de cara a tiempos peores, situaciones de crisis política o guerra, inseguridad, y el haberse acumulado en un período breve de tiempo o a lo largo de muchos años. Hay tesorillos relativamente modestos como este, o tesoros de una gran riqueza, como el de la calle Llibertat, de Valencia, formado por 2.484 cruzados y medios cruzados que cubrían el período entre Alfons el Franc (1285-1291) y Pere el Cerimoniós ( 1336-1387). Fue encontrado en 1994 dentro de un hornillo de cerámica escondido en el espesor de un muro.

El bien conocido tesoro de Sant Pere de Rodes, de comienzos del siglo XVI, contenía 348 monedas de oro de diversas procedencias y 310 de plata, 308 de las cuales eran cruzados. Fue encontrado en 1989 dentro de una jarra enterrada bajo el pavimento de una cámara del palacio del abad. El tesorillo de Can Batlle puede responder a una acumulación de moneda en un momento en que se inicia una larga serie de malas cosechas, a partir de principios del siglo XIV: escasez, hambre, desnutrición, subida del precio del trigo… que abrieron el camino a los estragos de la epidemia de peste negra de 1348.

Museu d’Arqueologia de Catalunya, Sant Pere de Galligants

Carrer de Santa Llúcia, 8 / 17007 Girona / Tel. 972 20 26 32 / macgirona.cultura@gencat.ca