Art en Brut Gallery, la ‘botigueta’ de Lluís Güell resiste

El artista de Banyoles Lluís Güell (1945-2005) fue polifacético, uno de los principales representantes del pop art en Catalunya, que se resistió tanto como fue posible a entrar en los circuitos comerciales del arte. Güell fue un avanzado a su época, adquirió prestigio a nivel europeo y son emblemáticas algunas de sus creaciones especialmente en el diseño y construcción de interiores. Son suyos el diseño de los interiores del Cafè del Mar o Es Paradís de Ibiza, así como los de las salas de fiestas –él los llamaba templos paganos musicales- que fueron muy populares en las comarcas de Girona como el Skinsad (Banyoles), L’Envelat del Follet (Olot) o también la joyería Abad Safont (Besalú). La mayoría de estos espacios ya han desaparecido. En Girona Güell dejó su impronta en La Botigueta de la Cort Reial, un espacio ideado y creado el año 1971.

Después de muchas peripecias, la ‘botigueta’ resiste, conserva el encanto de la obra de Güell, continua formando parte del patrimonio artístico de la ciudad y acoge desde el año 2014 la Art En Brut Gallery. Según sus responsables, el establecimiento es “una galería de arte dentro de una obra de arte, y no nos cansamos de recordar y explicar la obra de Güell. Con todo, aprovechamos para exhibir alguna obra original cuando, como un tesoro, nos llega a las manos.” Art En Brut pretende explorar, desde varias perspectivas, el terreno del arte poniendo el foco en las exposiciones colectivas y disfrutando también de obra de colecciones concretas. A parte de contar también con obras singulares y originales, la galería gironina también ofrece la posibilidad de alquilar el espacio para exposiciones, organizar exposiciones y tasar o catalogar obra pictórica.

El nombre de la galería, Art En Brut, dicen sus responsables que pretende ser un homenaje a Güell. Os aconsejamos una visita a La Botigueta, ahora Art En Brut. Merecen la pena, el continente y el contenido.