Entalle de cornalina romana. MAC Girona

El arte y el lujo siempre han tenido dos vertientes, la contemplación de una pieza para el disfrute propio de los sentidos y la exhibición de un estatus de bienestar y opulencia ante la sociedad. La ostentación no va ligada al tamaño del objeto. Es el caso de la pieza elegida para esta nueva entrega de la pieza del mes, que es una pequeña joya, un entalle de cornalina de época romana procedente de Empúries.

Los entalles son pequeñas piedras talladas con un bajo relieve en la parte superior que normalmente van engastadas en un anillo, aunque también se han encontrado empotradas en otro tipo de ornamentos personales o en placas. Los motivos decorativos son muy diversos: rostros, figuras, especialmente de divinidades, animales, símbolos… En el ejemplar de la foto, está representado el dios Mercurio (el mensajero de los dioses) con un caduceo en la mano derecha. La calidad de su factura no es muy buena, y el trazo es tosco e inseguro. El modelado de la figura es esquemático, con los detalles poco definidos, como las alas de los pies y el caduceo. Este último atributo es un bastón hecho de rama de olivo, en el que hay dos serpientes enroscadas y que es un regalo del dios Apolo.

En un primer momento, en la fase de la Roma republicana, los entalles eran un producto de lujo reservado a las clases acomodadas y se utilizaba como sello. Pero a partir del siglo I y especialmente del siglo II dC, los entalles se popularizaron como elemento decorativo, con un repertorio figurativo muy amplio.

Museu d’Arqueologia de Catalunya, Sant Pere de Galligants

Carrer de Santa Llúcia, 8 / 17007 Girona / Tel. 972 20 26 32 / macgirona.cultura@gencat.ca