“Fusiónate con el paisaje” la propuesta irresistible de naturaleza y cultura de la Garrotxa

Fusiónate con el paisaje es el lema de la propuesta de naturaleza y cultura que presenta Turismo Garrotxa, que permite conocer la comarca de una manera lúdica y agradable con actividades aptas para toda la familia. Son propuestas muy diversas, que permitirán a los participantes hacer de exploradores, cuidar de las vacas, pintar un cuadro o resolver un enigma, entre otras actividades. Se advierte que resulta adictivo y una vez comiences, no podrás parar.

Son casi una treintena de actividades, un número altísimo, que habla también de la riqueza y abundancia del patrimonio natural y cultural garrotxí. Ya sólo los nombres o enunciados que lleva cada actividad son plenamente sugerentes: Los secretos de la Alta Garrotxa, Canyoning en familia en la Vall d’en Bas, Descubre el barranco de Sant Aniol, Puesta de sol desde la cima del Puigsacalm, Los paisajes de la Garrotxa en bicicleta, En bicicleta entre volcanes, Romànicamente, Tiempo de otoño: recorriendo la sierra del Corb, Vuelo en globo entre volcanes, Paseo en burro por el Parque de Pedra Tosca, La Fageda desde la cima, La Fageda en ruta, Pequeños granjeros, Escape room en el Museu dels Sants de Olot, Caminando por el románico de la Garrotxa, Volcanes y coladas de lava, Travesía por Puigsacalm por Ganxos nous, Veraneando en el Olot del siglo XX en bicicleta, Animalillos nocturnos, Noche de luna en la Fageda d’en Jordà, Mil flores en prados y bosques, Volcanes en la sombra, la Garrotxa, pura naturaleza, Del cielo a la tierra: de Santa Bárbara de Pruneres a Oix, El románico de Beuda, La primera ermita, Las ermitas perdidas, Las joyas del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa y Un volcán en medio de Olot.

Una imagen de una visita guiada.

Por poner algunos ejemplos, en Los secretos de la Alta Garrotxa los participantes se adentran en el Espacio de Interés Natural de la Alta Garrotxa y descubrirán cómo era la vida años atrás y cómo vivía la gente. Hoy es una tierra despoblada, llena de pequeñas ermitas románicas en rincones inimaginables, con muchos lugares por descubrir.

Los paisajes de la Garrotxa en bicicleta o En bicicleta entre volcanes son dos propuestas eminentemente familiares. La primera dura un solo día y el itinerario sigue el trazado de un antiguo tren para descubrir el mosaico de paisajes que ofrece la comarca, desde el laberinto del parque de Pedra Tosca hasta las tierras de la Vall d’en Bas o las pozas del río Brugent. La segunda está pensada para un fin de semana entero y se trata de hacer rutas paisajísticas en bicicleta por el mismo Vall d’en Bas y la Fageda d’en Jordà dentro del Parque Natural de la Zona Volcánica. Son rutas circulares, autoguiadas con GPS, y con inicio y regreso al Camping Natura de les Preses.

El Croscat. Foto: Maria Geli. Pilar Planagumà. Archivo PTCBG.

Romànicamente es una visita guiada a diferentes iglesias románicas de la Vall de Bianya y el centro de interpretación de Sant Salvador de Bianya, que dura media jornada y finaliza con un picnic con productos de la zona. Durante el paseo se descubren diferentes capillas e iglesias escondidas y se conoce su historia. El románico también es objeto de la actividad Caminando por el románico de la Garrotxa, que también se extiende durante el fin de semana. Es una propuesta que permite conocer el románico de la Garrotxa a pie. Los participantes harán dos itinerarios de senderismo por caminos antiguos, de bajo nivel de esfuerzo, que los llevarán a descubrir un paisaje excepcional. En el primer itinerario conocerán el románico de la Vall de Bianya, un valle en el que encontramos hasta siete antiguas parroquias que llegaron a ser uno de los motores sociales y culturales de la gente de la zona. El segundo itinerario transcurre por la Vall del Corb, una sierra que separa las aguas de las cuencas del Fluvià y del Ter y que esconde rincones de gran belleza.

La relación de propuestas también incluye un par de actividades nocturnas: Animalillos de noche, una ruta nocturna que acerca al participante, a través de un recorrido corto y llano, la fauna de ambientes húmedos a través del descubrimiento. La otra propuesta nocturna es Noche de luna en la Fageda d’en Jordà. Sólo la descripción ya es todo un reclamo: “Rocas en penumbra, ramas en movimiento, sonidos cautivadores. Itinerario llano y corto para descubrir la Fageda d’en Jordà de noche y con luna, más íntima, más tranquila y más cercana. “

La Fageda d’en Jordà. Foto: Maria Geli. Pilar Planagumà. Archivo PTCBG.

En algunas ocasiones ya hemos hablado de Un saco di sangue, el escape room del Museo de los Santos, que os volvemos a recomendar, pero también nos gustaría que os fijáseis en la actividad Veraneando en el Olot del siglo XX en bicicleta. Se trata de una visita en bicicleta que recorre el río Fluvià, buscando los parajes más frescos alrededor del río y recordando lo que hacían los veraneantes modernistas del siglo XX. El itinerario recorre el Fluvià, explicando la historia de Olot y los hábitos turísticos, hasta los prados de la Mandra, un espacio donde se hará un vermut modernista. La visita finaliza en el centro de la ciudad de Olot para conocer su pasado industrial, que permitió la existencia de una burguesía acomodada, protagonista de estos veraneos modernistas.