La figura de Margalef marca la ruta científica de la Selva

La figura del ecólogo y naturalista Ramon Margalef, que desarrolló su carrera profesional en la comarca de la Selva, es relativamente poco conocida, a pesar de ser una autoridad en la materia a nivel internacional. Fue el primer catedrático de Ecología de España y más de 15 especies llevan su nombre. Incluida en las rutas de Turismo Científico de la Fundació Recerca y la Diputació de Girona, elaboradas con la colaboración de los consejos comarcales, los ayuntamientos, oficinas de turismo y diversas entidades, este itinerario por la Selva debía llevar, a modo de homenaje, el nombre de este científico eminente, por lo que os presentamos la la Ruta Margalef.

La primera parada es el desconocido lago de Sils, referente para la observación e interpretación de la historia de los ecosistemas. Dejad el coche en la estación de tren y el lago está cerca, siguiendo un itinerario señalizado. Visitad la zona de herbazal, prados de guadaña y el cañizal. También conoceréis el uso del agua regenerada en la restauración de espacios húmedos. Además, si os gusta la fotografía de aves, es el lugar ideal.

La ruta nos lleva al Jardín Botánico Marimurtra de Blanes, que reúne más de cuatro mil especies vegetales, la mayoría exóticas, y ejemplares extraordinarios por su edad o dimensiones. El jardín lo creó el mecenas y botánico alemán Carl Faust, que mantuvo una estrecha relación con Margalef. Es considerado el mejor jardín botánico mediterráneo de Europa y recibe unos cien mil visitantes al año. Las vistas sobre la costa desde algunos puntos del jardín son espectaculares.

El Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB), el siguiente punto de la ruta, también estuvo vinculado con Margalef y sólo se puede acceder a él con reserva previa y en ocasiones se puede realizar una visita guiada por sus laboratorios, la zona de inmersión y la zona de acuarios. El CEAB se encuentra en el camino que lleva a la bellísima Cala Sant Francesc o Cala Bona, que es de donde se recoge el agua que va a los laboratorios del centro. Una playa ideal para familias.

Camino del puerto, en el paseo de Blanes, encontraréis, sentada en un banco, la estatua dedicada a Carl Faust, mecenas y amigo de Margalef. El científico catalán también hizo estudios para hacer sostenible la gestión pesquera, embarcándose literalmente. Esto es precisamente lo que le proponen el Ayuntamiento y la Cofradía de Pescadores de Blanes: una experiencia turística que consiste en embarcarse durante unas horas en un barco y compartir con los pescadores una jornada de trabajo, disfrutando de los paisajes de la Costa Brava desde el mar. O también se puede contemplar la descarga del pescado, los días laborables, a las 4 de la tarde.

La ruta finaliza en el embalse de El Pasteral, en la Cellera de Ter. Agua, flora y fauna se convierten en protagonistas de un paisaje idílico, que también llamó la atención de Margalef. La explotación hídrica también fue uno de sus puntos de interés. El Pasteral, que entró en funcionamiento en 1905, gracias a la familia Burés, propietaria de una fábrica textil en Anglès, forma parte del sistema que distribuye agua a las demarcaciones de Girona y Barcelona, ​​junto con los pantanos de Sau y Susqueda.

Imágenes: Surt de Recerca Per Catalunya.cat / Blanes. Fundació Carl Faust. Marimurtra. Arxiu Imatges PTCBG.