‘Un meteorito fugaz’ o el descubrimiento de Fidel Aguilar

Fidel Aguilar «era un hombre adelantado a su época», explica la periodista Eva Vázquez, comisaria de la exposición titulada Un meteorito fugaz (Un meteorit fugaç), Fidel Aguilar (1894-1917). Esta muestra antológica, que se puede visitar hasta el próximo 10 de septiembre en la Casa Pastors de Girona, al pie de la Catedral, reúne más de 200 obras de este escultor, grabador y dibujante fallecido prematuramente a los 22 años, hace exactamente un siglo. La exposición incluye esculturas, pinturas, dibujos, ex libris, relieves y motivos ornamentales, muchas de las cuales son inéditas o poco conocidas.

Un meteorito fugaz se complementa con abundante documentación gráfica y analiza la aportación de Aguilar al contexto del arte catalán de principios del siglo pasado. En el marco de este análisis Vázquez habla de un adelantado a su época, ya que si bien Aguilar era coetáneo del noucentisme, su mirada estaba fijada en el arte europeo de su tiempo, el art déco, del que tuvo conocimiento gracias a revistas de arte ilustradas editadas y distribuidas en Inglaterra y Alemania que le proporcionaban sus mentores, el arquitecto Rafael Masó y el escritor, pintor y mecenas Xavier Montsalvatje Iglesias. La condición de artista de vanguardia es el motivo por el que, según Vázquez, Aguilar «conecta muy bien con la sensibilidad de generaciones posteriores.»

Girona goza de dos esculturas públicas de Fidel Aguilar, Imploración, una figura femenina de bronce situada en una esquina de la Cort Reial, calle natal del artista, y la escultura La chica de la trenza, en los jardines de la Devesa. La muestra, coordinada por Jordi Falgàs (director de la Fundación Rafael Masó) pone en contexto la obra de Aguilar con el arte de su tiempo y, para hacerlo, también incluye una cincuentena de piezas de artistas como Josep Clarà , Xavier Nogués, Josep Aragay, Frederic Marès o Josep Armengol, entre otros. Os recomendamos encarecidamente la visita!