¿Os apetece redescubrir el patrimonio de los pueblos del Gironès? ¡Tenemos la propuesta ideal!

Cervià de Ter, Madremanya, Llagostera y Sant Julià de Ramis, son las cuatro localidades incluidas en el programa de visitas culturales gratuitas organizado por Turismo Gironès, en colaboración con la Asociación de Guías de Girona, que tendrán lugar todos los sábados de los meses de octubre y noviembre. El programa prevé dos visitas a cada una de estas localidades. Todas las visitas, que durarán 1 hora y media, comenzarán a las 11 de la mañana, las plazas son limitadas y es necesaria reserva previa para participar en ellas.

Monasterio e iglesia de Cervià de Ter. Foto: Turismo Gironès.

Monasterio y castillo, centros de atención en Cervià

El 9 y el 23 de octubre se harán visitas a Cervià de Ter. El principal atractivo patrimonial de Cervià es el monasterio, un priorato benedictino, que es el monumento antiguo más importante que se conserva en el municipio. El monasterio fue fundado en 1053 por los señores del lugar, Silvi Llobet y Adelaida. El conjunto monástico se encuentra en el exterior del antiguo núcleo urbano del pueblo y comprende la iglesia y adosada a la misma, una construcción cuadrangular, centrada por el claustro con las edificaciones monacales.

El siguiente punto de atención en Cervià es el castillo. Se encuentra situado encima de una colina y se trata de una fortaleza medieval construida en el s. XI -la primera referencia la encontramos el 992- y de la que quedan algunos restos que permiten conocer sus dimensiones y distribución interna. El castillo cayó en desuso en el s. XII, pero aún se pueden apreciar las bases de piedra de la antigua fortificación, los cimientos de la torre del homenaje, varios tramos de muralla y el resto de algunas estancias. La rehabilitación y museización del castillo, declarado Bien Cultural de Interés Nacional, las promovió la Associació d’Amics de Cervià Antic.

Castillo de Cervià de Ter. Foto Turismo Gironès.

El centro histórico de Cervià conserva numerosos restos de época medieval. Fragmentos de muralla y algunos elementos como la Torre de las Horas (cilíndrica y ataludada, de 10 metros de altura y coronada por un reloj) y el Arc del Portal, el portal de levante de la villa, donde comienza la calle de el Hospital, uno de los principales del casco histórico, donde encontramos varias casas con portadas y ventanas de antigüedad notable y los restos del antiguo hospital de la ciudad. Algunas casas interesantes del casco histórico, la mayoría de los siglos XVI y XVII, son entre otros ca l’Alsina (que tiene un dintel con escudo y la fecha de 1575), can Pellicer (con una torre, emplazada en el recorrido de la muralla), can Fill de Déu (casa de los siglos XVIII-XIX), can Mencion y can Magrana (edificio del siglo XVII, con reformas posteriores).

Madremanya, un núcleo antiguo elevado

Las dos visitas previstas a Madremanya se celebrarán los días 16 de octubre y 13 de noviembre. El principal atractivo de la visita es su casco antiguo, que se encuentra elevado sobre una colina y es un lugar rebosante de calles estrechas, casas antiguas y pequeñas plazoletas que ponen de relieve su antigüedad a través de elementos arquitectónicos y decorativos de los siglos XVI, XVII y XVIII presentes en innumerables rincones. Para acceder a este casco antiguo, los visitantes deberán traspasar los dos portales de la antigua muralla, ya sea el portal norte, en la plaza de los Quatre Vents, o el portal oeste, en la calle de Sant Esteve.

Una imagen del casco antiguo de Madremanya. Foto: Turismo Gironès.

En el casco antiguo de Madremanya se encuentra la iglesia de Sant Esteve, de estilo románico tardío y de construcción fechada en 1300, consta de una sola nave muy ancha con un ábside semicircular. En el interior hay dos capillas laterales de bóveda apuntada y un coro, construido en la primera mitad del siglo XVI. En el exterior destacan unos muros coronados por aspilleras que rodean el edificio y que transformaron la antigua espadaña en un campanario de torre cuadrada. La fachada de la iglesia es sencilla, con una puerta rectangular, con tímpano y un arco apuntado, encima hay una ventana estrecha de arco rebajado y, más arriba, bajo el campanario, un matacán transformado más tarde en reloj. Antiguamente se veneraba la Virgen de Madremanya, una talla del siglo XIV hoy conservada en el Museo de Arte de Girona.

Llagostera y su rico patrimonio arquitectónico

Los días 6 y 20 de noviembre es el turno de Llagostera. Esta es la cuarta localidad más poblada del Gironès, después de Girona, Salt y Cassà de la Selva. De atractivos de todo tipo en Llagostera hay con creces, pero la visita se centra, sobre todo, en su casco antiguo y su patrimonio arquitectónico, que también es ingente.

La iglesia de Llagostera. Foto: Turismo Gironès.

Lo que se denomina la ruta de la muralla, declarada Bien Cultural de Interés Nacional, tiene un importante interés histórico. Este itinerario incluye, entre otros, la iglesia parroquial de Sant Feliu (s. XVII), el castillo (s. XIV-XV) y el mirador de la plaza del Castell, que ofrece una vista espectacular de las Gavarres y el Prepirineo. La visita también sigue parte de la ruta arquitectónica, ya que a lo largo de las calles del centro también se encuentran edificaciones de estilo modernista, novecentista o bien fruto del esplendor económico surgido de la industria del corcho del siglo XIX y XX.

Una imagen del núcleo antiguo de Llagostera. Foto: Turismo Gironès.

Los puntos de interés de la visita son el Ayuntamiento, el castillo y la muralla, la iglesia parroquial de Sant Feliu, el Casino Llagosterenc de estilo novecentista; la casa de Ca les Vídues, construida en el siglo XVI; Can Coris, un ejemplo de cómo era la residencia de un empresario del corcho que corresponde a la época más esplendorosa de la industria o el Agrícola, una casa modernista construida en 1903.

El Castellum Fractum, la estrella de Sant Julià

El yacimiento arqueológico Castellum Fractum, una antigua fortaleza tardorromana edificada entre los siglos IV y V sobre un antiguo poblado ibérico del siglo VI aC, está situado en la montaña de los Sants Metges y es, sin lugar a dudas, el elemento más interesante de las visitas que se realizarán a Sant Julià de Ramis, programadas para los días 30 de octubre y 27 de noviembre. El Castellum se encuentra en un enclave estratégico desde el que se observa una vista panorámica, por lo que ha sido objeto de ocupación a lo largo de la historia.

Imagen aérea del Castellum Fractum. Foto: Turismo Gironès.

La fortaleza está especialmente situada para efectuar el control de la Vía Augusta y la excavación y análisis de los restos han permitido establecer que servía de almacén y depósito de intendencia militar. Su situación, rodeada de bosque y con agua abundante era óptima para las funciones descritas, pero también como punto de defensa y avituallamiento. No fue hasta 2012, después de numerosas campañas de excavación, que el Castellum fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional. El Castellum es un espacio museizado y visitable, fácil también para niños, ya que unos carteles informativos ponen al alcance de los más pequeños una historia en formato cómic para entender la vida en la fortaleza romana y visigótica.

La ermita de los Sants Metges. Foto: Turismo Gironès.

Muy cerca del Castellum Fractum se encuentra los Sants Metges, una iglesia románica con modificaciones de los siglos XVII y XVIII. Era la antigua parroquia de Sant Julià de Ramis, que fue convertida en santuario y da nombre a la montaña donde se encuentra ubicada, que separa las llanuras de Girona y del Empordà. La iglesia, que está dedicada a los mártires santos Cosme y Damián, los Santos Médicos, está construida en torno a un templo romano de época republicana (siglo II aC) del que se han localizado restos del podio y bloques de piedra arenisca que posteriormente se aprovecharon para la construcción de la iglesia y del mismo Castellum Fractum.

Para reservar plaza en alguna de estas salidas o pedir más información llamar al 972 011 669, enviar un correo electrónico a la dirección turisme@girones.cat o acceder al sitio web de Turisme Gironès.