Os proponemos la visita a 5 museos que se encuentran junto al mar, en la Costa Brava

En este post nuestra propuesta es que, si pasáis las vacaciones en la Costa Brava, visitéis alguno de estos cinco museos de Girona de referencia. Os hacemos una breve descripción del equipamiento y a continuación destacamos un objeto especialmente significativo a su colección permanente, un aspecto o una dependencia concreta. Estamos seguros de que os interesará.

Museo de la Pesca de Palamós

El Museo de la Pesca, situado en el corazón del puerto pesquero de Palamós, incluye exposiciones que muestran la relación entre los seres humanos y el mar. El enfoque es abierto, participativo e interpretativo, para que los visitantes se sientan implicados en la historia, que gira en torno al pescado y la pesca, y para que salgan del museo con una nueva perspectiva de esta actividad.

Los objetivos del museo pasan por crear un diálogo entre los pescadores y la sociedad; salvar tradiciones centenarias entre la gente y el mar y tratar de descubrir el fascinante y frágil mundo del patrimonio natural, social y cultural de la pesca y de los pescadores. Para hacerlos posibles, el museo cuenta con una serie de instalaciones en el puerto de Palamós que ofrecen servicios, acciones y actividades diversas: una exposición permanente, un centro de documentación para la pesca y el mar (Documare), también acoge la Cátedra de Estudios Marítimos, los Barcos de Pesca y el Espacio del Pescado con un aula de cocina, con la oportunidad de descubrir especies de peces y cocina tradicional.

Otro de los espacios del museo es la Capilla del Carmen, Espacio de Arte y Patrimonio, un equipamiento cultural con una doble función: espacio de presentación e interpretación del patrimonio local de Palamós y Espacio de Arte Ezequiel Torroella. El edificio es del siglo XVIII y había sido la antigua capilla del Hospital de Pobres. El edificio original se ha reconvertido para dotar a la ciudad de un equipamiento cultural que constituye la puerta de entrada al patrimonio local, que reivindica el paisaje, el territorio y la historia del municipio. El objetivo del Centro es ofrecer un complemento a la oferta temática del Museo de la Pesca.

La pieza: aguja náutica

Una aguja náutica hecha de esparto, madera y vidrio que es una brújula antigua de fabricación italiana con una inscripción en el centro. La madera de la caja cilíndrica es de color verde. Los puntos cardinales son dibujados y los grados van de 0 a 90 grados por cada cuadrante, aumentando y disminuyendo alternativamente. Está provista de una caja de protección con tapa y asa hecha de esparto seguramente por los mismos marineros.

Museu del Corcho de Palafrugell

El Museo del Corcho tiene por objeto la interpretación y difusión del patrimonio y los territorios vinculados al mundo del corcho catalán. El museo se aloja en un edificio que es una fábrica modernista proyectada por el General Guitart y construida entre los años 1900 y 1907 que actualmente contiene los diversos espacios expositivos, alrededor de un pequeño alcornoque. El museo propone una degustación de destilado de bosques de alcornoques, de corcho, de su transformación artesanal e industrial en objetos diversos y también, a través de un audiovisual, de la espectacular historia de la que fue la fábrica de corcho más grande de España y una de las más importantes del mundo. En el museo también se realizan exposiciones temporales, además de actividades y talleres infantiles o familiares y dispone de una tienda de productos de corcho.

El museo cuenta con un pasado relevante dentro del sector, con unos elementos poco comunes en las construcciones corcheras que a menudo son edificios funcionales, sin concesiones a los elementos decorativos ni a la participación de arquitectos reconocidos. Este aspecto hace aún más relevante el conjunto en el que destacan los elementos modernistas, las dimensiones y la estructura.

La pieza: la máquina de cepillar

La máquina de cepillar, o máquina de garlopa, permite elaborar tapones de corcho a partir de cuadradillos. Se inventó en el siglo XIX y es uno de los símbolos de la primera mecanización de la industria del corcho. El primer modelo de máquina de cepillo construido en Cataluña fue el de Francisco Vidal Moner (1850). Su utilización se generalizó las dos últimas décadas del siglo XIX, para hacer tapones de baja calidad. Este tipo de máquina, de funcionamiento manual, permitía hacer entre cuatro y cinco mil tapones diarios, frente a los mil o mil quinientos los taponeros artesanos.

Museo de Arqueología de Cataluña. Sede de Empúries

Este es uno de los museos más relevantes del país. El enclave de la Sede de Empúries del Museo de Arqueología de Cataluña es de una belleza excepcional: el yacimiento arqueológico grecorromano más importante de Cataluña. Sus calles, templos y plazas, con más de 2.000 años de historia, conservan el legado de las antiguas civilizaciones ibera, griega y romana, que convivieron. Empúries ofrece un escaparate privilegiado e incomparable a nuestro pasado, así como una oportunidad única de conocer, de primera mano, la cultura, la historia y el arte de nuestros antepasados.

La sede del MAC en Empúries ofrece al visitante una experiencia emocionante y enriquecedora. La visita a la ciudad griega -la única conservada en la península Ibérica- y la ciudad romana se completa con la del museo, donde se pueden contemplar objetos representativos de la historia del yacimiento descubiertos durante los más de cien años de excavaciones en Empúries . El MAC Empúries es un lugar privilegiado para entender la evolución del urbanismo griego implantado en el extremo occidental del Mediterráneo, así como para analizar el urbanismo romano del periodo final de la República y su transformación posterior durante la época imperial.

El MAC de Empúries dispone de una importante colección formada sobre todo por los hallazgos hechos a lo largo de más de un siglo de trabajos de investigación arqueológica sistemática en las antiguas ciudades griega y romana y en su entorno inmediato. Actualmente, la exposición permanente del museo es cerrada al público con motivo de unas obras de reforma, pero la sustituye la exposición temporal Tesoros de Empúries. La muestra permite contemplar y disfrutar de una amplia selección de las piezas más relevantes conservadas en las colecciones del museo. Los objetos se muestran ordenados cronológicamente en seis ámbitos diferentes: el mundo indígena, anterior a la llegada de los griegos; la fundación del emporio y la vida en una ciudad griega; la llegada de los romanos y la fundación de la nueva ciudad y finalmente, la crisis y reconversión de Empúries durante el periodo tardorromano.

La pieza: estatua de Asclepio

Es posiblemente la pieza más emblemática del yacimiento. Se trata de una estatua de mármol que representa una divinidad masculina con barba y manto, identificada tradicionalmente con Asclepio, dios griego de la medicina. Fue esculpida en dos partes que encajan por el torso. Procede de un taller helenístico del Mediterráneo oriental y habría llegado a Empúries a finales del siglo II aC. Las diversas partes de la estatua se encontraron en 1909. Sus rasgos iconográficos, junto con el hecho de que se encontraran fragmentos de la representación de una serpiente, hicieron que se identificara con el dios griego Asclepio, el Esculapio romano.

Museo del Mar de Lloret

El Museo del Mar de Lloret está situado en Can Garriga, una casa indiana de tres plantas con gran valor histórico y patrimonial que el Ayuntamiento adquirió en 1981. El museo cuenta con una importante colección de maquetas navales y otra de objetos y materiales relacionados con el mundo de la vela, que contribuyen a la comunicación de la cultura y la historia de Lloret. El itinerario de la visita se encuentra dividido en cinco ámbitos: Hijos del mar, Mediterráneo, Las puertas del océano, Lloret después de los veleros y Más allá de la playa.

La visita al museo, a través de los cinco ámbitos antes enumerados, es como un viaje que comienza con los recuerdos de la relación intrínseca de la población y el mar. Continúa con los viajes y el comercio de cabotaje por el Mediterráneo y las grandes aventuras de altura de los pilotos y navegantes lloretenses. El discurso se cierra con la desaparición de estos grandes viajes a manos del vapor, la pérdida de las colonias en 1890 y el retorno de los que se fueron, algunos con fortuna. También se muestra todo lo que estos hechos han dejado a la ciudad en forma de patrimonio.

La sala destacada: Sala de embarcaciones de cabotaje

En esta sala se encuentra una muestra de maquetas de embarcaciones de cabotaje construidas en los astilleros de Lloret de Mar. Las diferentes embarcaciones de cabotaje son el londro, el jabeque, el queche, la tartana, la bombarda y el laúd de tráfico. Un decreto de libre comercio dio un empuje a los astilleros de Lloret y en lugar de las pequeñas embarcaciones de cabotaje, en los astilleros lloretenses se construyeron grandes barcos de altura.

Museo de Arqueología de Cataluña. Sede de Ullastret

Otro de los museo importantes del país es la sede del Museo de Arqueología de Cataluña en Ullastret. El poblado ibérico del Puig de Sant Andreu de Ullastret es el más grande de Cataluña y junto con el vecino poblado de la Illa d’en Reixac, conformaron una única y auténtica ciudad, capital de la tribu íbera los indiketas. El primer poblado ibérico de Ullastret fecha de la primera mitad del siglo VI aC, aunque la zona se ha relacionado con asentamientos anteriores, de la primera edad del hierro. Se trata de un poblado en lo alto de un cerro y fortificado con una gran muralla, que permitía controlar la zona circundante.

El poblado forma parte de un conjunto arqueológico de época ibérica más extenso, del que conocemos otro poblado, una necrópolis y una serie de pequeños asentamientos dispersos por el territorio. La visita al yacimiento ibérico de Ullastret se completa con la visita al museo, donde se exponen los hallazgos arqueológicos más destacados del conjunto arqueológico. La organización urbana del poblado es la propia de un oppidum, un recinto fortificado en altura, con calles adaptadas a las pendientes y las irregularidades del terreno.

La sala destacada: la sala inmersiva

Gracias al programa Patrimonio en Acción para el fomento del uso social y el conocimiento del patrimonio cultural catalán, impulsado por la Obra Social “la Caixa” y el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, se ha podido reconstruir, de manera virtual, el conjunto ibérico de Ullastret alrededor del año 250 aC. Esta espectacular recreación se puede ver en la sala inmersiva del MAC-Ullastret. El visitante puede vivir la experiencia de recorrer las calles de una ciudad ibérica hace más de 2200 años gracias a esta sala de proyección inmersiva donde se puede visualizar un audiovisual concebido a partir de la reconstrucción 3D de la ciudad ibérica.

Imágenes: VisitMuseum.gencat.cat