«Viajes. Una historia del Pueblo Judío», un recorrido por la memoria de 38 siglos

Viajes. Una historia del Pueblo Judío es el título de la exposición que se puede visitar hasta el próximo mes de marzo de 2022 en la planta baja, donde se encuentran las salas de exposiciones temporales del Museo de Historia de los Judíos de Girona. La muestra gira en torno a un recorrido de treinta y ocho siglos, a través de caminos diversos que recorren prácticamente todos los rincones del mundo y que abarcan desde 1730 antes de nuestra era (ANE) hasta la actualidad.

Isaac Joseph Berruyer. «Mapa de los viajes de los israelitas por el desierto desde que salieron de Egipto hasta que atravesaron el río Jordán», en Histoire du Peuple de Dieu, volumen 2, París, 1728. Biblioteca Nacional de Israel. El mapa refleja el viaje judío arquetípico descrito en la historia del Éxodo. En esencia, es el viaje fundacional de la identidad judía y a la vez garantiza su supervivencia, ya que revivirlo cada año por Pascua es uno de los principales vínculos rituales que mantienen unidos a los judíos a través del tiempo y de los viajes que los alejan los unos de los otros.

El objeto de la exposición es la historia de todo un pueblo, contada a través de mil rutas que son físicas y sociales, políticas y conceptuales; el relato de los caminos que ha ido construyendo el pueblo judío a lo largo de los tiempos, superando adversidades y reescribiéndose a base de experiencias compartidas y de una memoria común, fundamental, definidora e identitaria. La muestra está encabezada por unos versos del poeta Yehuda Amikhai, que condensa su espíritu: “Los caminos son nuevos, los zapatos, comprados ayer mismo, pero la marcha es antigua y heredada”.

El hecho de viajar constantemente de un sitio a otro -no hace falta que sea físicamente-, sitúa a las personas en un proceso de transición permanente. Es en este sentido que la odisea del pueblo judío comenzó, según la Biblia, bajo la premisa de la existencia de un Espíritu Infinito, que habló con Abraham en 1730 (ANE) y le instó a emprender el camino hacia a un país que éste le señalaría. La tierra prometida era Canaán, que se convirtió en la tierra de Israel. En el transcurso del viaje hacia la tierra prometida, Jacob, el nieto de Abraham encabezó el pueblo hasta Egipto, donde fueron esclavizados y en el siglo XIII ANE Moisés, que recibió la Torá con los diez mandamientos, los rituales y los estatutos, lideró el éxodo hacia la tierra prometida.

Else Lasker-Schuler, Die verscheuchte Dichterin, 1942. Biblioteca Nacional de Israel. La «poetisa ahuyentada» es un dibujo hecho después de sufrir un ataque antisemita.

La llegada a la Tierra de Israel planteó una serie de retos, como la necesidad de asociarse política y culturalmente a un pueblo de carácter tribal, así como sostener la idea de un Dios único en un entorno politeísta. Nuevos exilios, nuevos retornos, nuevas dispersiones y, dos mil años después, llega la oportunidad de un nuevo regreso. Hasta llegar a este punto, el pueblo judío convirtió el exilio en una diáspora floreciente, reforzando los mandamientos, recordando lo perdido pero fortaleciendo sus anhelos y componiendo oraciones poéticas, además de establecer nuevas prácticas. La odisea judía abrió caminos a todo un pueblo. De esto habla el primer ámbito de la muestra.

La exposición está divivida en seis ámbitos: Viajes del pueblo judío, Exilio y diáspora, Viajes inspiradores, Huir para salvarse, Tradición y viajes y El viaje continúa. El segundo ámbito se centra en las consecuencias de las acciones bélicas de varios conquistadores a lo largo del tiempo, que forzaron a la dispersión y el exilio al pueblo judío y otros que permitieron su regreso. Nabucodonosor les hizo huir hacia Babilonia (586 ANE); Ciro de Persia permitió su regreso, aunque un gran número permaneció en Babilonia. Era la diáspora, donde muchas comunidades florecieron cuando las civilizaciones persa, griega helenística, babilónica o romana se esparcieron por Oriente Medio. El exilio forzoso terminó en 1948, con la constitución del Estado de Israel.

Arba Turim, de Jacob ben Asher. Biblioteca Nacional de Israel. Primera publicación judía en Estambul (la antigua Constantinopla), que después acogió a una próspera comunidad judía con numerosas imprentas de prestigio. La edición es obra de un impresor judío que llegó a Estambul desde la península Ibérica después de 1492.

El tercer ámbito, que habla de viajes inspiradores, pone el foco en las grandes fiestas de peregrinación del judaísmo y el lugar sagrado, el Templo de Jerusalén. Durante la edad media, los peregrinos visitaban el monte del Templo, el Muro de las Lamentaciones, la Tumba de los Patriarcas y la Tumba de Raquel. Al final de su vida, el rabino de Girona, Mossé ben Nahman (1267), emprendió camino hacia Israel, desde donde escribió, al igual que otros peregrinos destacados, como Judá ha-Levi (1140), Maimónides (1165) o Benjamín ben Joná (1171), de Tudela, que dejaron escritos sus relatos. Existe también la costumbre de peregrinar a lugares de sepultura de hombres y mujeres santos, en lugares consagrados por la tradición. Viajes antes y después del Holocausto, o viajes inciáticos, sobre todo para la gente joven, que los lleva al descubrimiento de Israel, son también objeto de este ámbito.

Huir para salvarse es el título, explícito, del cuarto ámbito. En cada generación y casi en cada país ha habido personas o comunidades que han tenido que desarraigarse para poder sobrevivir. La primera cruzada (1096) o la Inquisión española y la portuguesa (492-1530), que llevó a los judíos a Nueva Amsterdam (Nueva York), Jamaica, Barbados o las Indias Orientales. Más tarde, entre 1880 y 1914, la búsqueda de refugio constante les llevó a Saskatchewan (1902), Argentina (1890), Kenia (1903), Australia (1927) y el extremo oriental de Rusia, Birobidjan (1928). La Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y el traslado clandestino hasta Palestina también tienen espacio, así como operaciones de inmigración masiva desde Yemen, Irak o Etiopía.

Hagadá ilustrada de Pascua. Norte de Italia, hacia 1450. Biblioteca Nacional de Israel, Ms. Heb.

El judaísmo, pues, podría definirse como una forma de vida en movimiento. Sin embargo, el viaje debe ser compatible con tener al alcance alimentos kosher y un lugar seguro donde celebrar el shabbat. Los tefilin, los libros de oraciones, los salmos y la Biblia hebrea también son compañeros de viaje y en tiempos pasados, el viajero esperaba y obtenía la hospitalidad de correligionarios judíos de todo el mundo. En ese aspecto se centra el quinto ámbito. El último se centra en la continuidad del viaje y en la actualidad. De los 14 millones de judíos que hay aproximadamente en el mundo, la mayoría se concentra en Israel (6,8 millones) y en Estados Unidos (5,7 millones). En Europa hay aproximadamente 1,4 millones de personas judías, con grandes centros como París, Roma, Londres, Berlín y Budapest y otros más pequeños como Estocolmo, Praga, Varsovia, Sofía y Zúrich.

Invitación a celebrar la Pascua judía en el centro comunitario Yesod de San Petersburgo (Rusia). Biblioteca Nacional de Israel, colección de efímeros judíos europeos.

La exposición surge de una idea original de la Asociación Europea para la Preservación y Promoción de la Cultura Judía (AEPJ) y la Biblioteca Nacional de Israel. Su primera versión fue en formato digital hace casi año y medio en el marco de las Jornadas Europeas de la Cultura Judía que se celebran cada año, durante el mes de septiembre, en toda Europa. La exposición se materializó en el Museo de Historia de los Judíos con un formato y unos contenidos que han sido adaptados por el Patronato Call de Girona. La adecuación e implementación museográfica de la muestra ha corrido a cargo de la diseñadora Roser Bover, que ha puesto una nota de luz y de color en un relato histórico y geográfico que forma parte del imaginario colectivo del Pueblo Judío desde los inicios.

Imagen destacada: Pierre Jacques Benoit, Jodensavanne, ca. 1830. La Jodensavanne (sabana judía) era una comunidad agrícola en Surinam (Sumérica), establecida por descendientes de las familias judías que huían de la persecución inquisitorial de la península Ibérica.